Una motobomba se utiliza para bombear agua de piscinas, inundaciones, estanques e incluso para regar.

Su funcionamiento consiste en un motor térmico (que puede ser de diésel o de gasolina de 2 o de 4 tiempos) que acciona una bomba hidráulica de rueda, turbina o paletas, la cual crea vacío para la aspiración o compresión para la evacuación.

Dependiendo del modelo de motobomba, el agua se aspira a una profundidad determinada, que puede ser un máximo de 8 metros, para luego ser bombeada a una altura concreta.

Las motobombas pueden clasificarse según su operación:

De superficie: permiten sacar agua de los pozos, depósito o aljibes con varios metros de profundidad.

Sumergibles: ideales para extraer agua de zonas profundas en las que una motobomba de superficie no tiene la capacidad para lograrlo.

De presión: útiles cuando la fuerza del agua no permite llevar el líquido hasta las llaves y grifos.

De achique: sirven para evacuar y trasvasar agua, algunas incluyen un sistema que activa y detiene la bomba en función del nivel de líquido, para evitar que trabaje en seco y se recaliente.

Artículo creado de los sitios: De Máquinas y Herramientas.com y de Consejos.Manomano.es.